Blog

Evaluación en tiempos de confinamiento

El pasado día 22 de abril, tuvimos el placer de conversar sobre evaluación en tiempos de confinamiento con Carlos Magro, vicepresidente de la Asociación Educación Abierta e investigador colaborador en proyectos transformadores en el ámbito de la educación.

La charla con Carlos giró entorno a tres ejes: el proceso de la evaluación en educación en general y en el entorno universitario en particular, lo efectos de la situación actual sobre el sistema educativo y las recomendaciones para llevar a cabo la evaluación no presencial.

Para enfrentarnos a esta nueva situación en la que nos ha colocado la Pandemia, lo primero que nos propone Carlos es repensar por completo nuestra práctica.

Vivimos en una sociedad que valora mucho lo competitivo y lo acreditativo, que se ha construido, como decía Hanson hace más de 20 años, sobre la capacidad de respuesta a los test. En la Universidad, dado su elevado componente de certificación, esta clasificación o selección para el mercado laboral se lleva a extremos, y es en momentos como el actual en los que se hace más evidente la necesidad de replantearnos este sistema. Porque ¿es realmente el estudiante mejor preparado para superar los test el que más ha aprendido, el mejor preparado?

En la situación de incertidumbre que nos ha traído esta pandemia debemos plantearnos preguntas muy básicas y nada nuevas: ¿Es evaluar un proceso objetivo o cada vez que evaluamos estamos asumiendo unos valores determinados? ¿Somos conscientes del valor de la evaluación? ¿Somos conscientes de sus consecuencias pretendidas y de cómo condiciona cualquier evaluación al proceso de enseñanza/aprendizaje?

La respuesta de Carlos es clara, evaluar no es un proceso técnico, sino un proceso cargado de valores, un proceso ético. Porque por muy objetiva que queramos hacerla, la evaluación nunca es neutra pues está condicionada por condicionamientos sociales, nuestros valores y por la trayectoria de vida de docentes y estudiantes. 

Paradójicamente, la evaluación ha quedado fuera en la mayoría de los procesos de mejora e innovación educativa de los últimos años. Hemos innovado en metodologías, en herramientas, en escenarios de aprendizaje, pero seguimos evaluando igual, por lo tanto, no hemos cambiado nada. Miguel Ángel Santos señalaba hace más de 20 años que “aunque la finalidad de la enseñanza es que los alumnos aprendan, la dinámica de las instituciones hace que la evaluación se convierta en una estrategia para que los alumnos aprueben” (Santos Guerra, 20 paradojas de la evaluación del alumnado en la Universidad Española. 1999). Y es que, si la evaluación focaliza su interés en los resultados, estos podrán mejorar sin que lo haga necesariamente el aprendizaje (Gordon Stobart, Tiempo de Pruebas. 2010).

La evaluación, por tanto, no debe considerarse un proceso aislado posterior a la enseñanza. Para Carlos Magro, enseñanza y evaluación son lo mismo, entre ambas hay una correlación absoluta. Nuestra manera de evaluar determina la forma de aprender de nuestros estudiantes. La evaluación condiciona el qué y el cómo aprenden. Y es que el propósito más importante de la evaluación no es demostrar, sino perfeccionar (Sttufflebeam y Shinkfield, Evaluación sistémica. guía teórica y práctica. E. Paidos, 1987). Un buen sistema de evaluación es aquel del que el estudiante no puede escapar sin haber aprendido (Elena Cano, Aprobar o aprender. Estrategias de la evaluación en la sociedad en red. 2012).

Probablemente la manera más sencilla que tenemos de saber qué tipo de educación ejercemos es saber qué tipo de evaluación hacemos. La evaluación pone de manifiesto todas nuestras concepciones docentes sobre el sentido de la Universidad, la naturaleza del proceso de enseñanza, nuestro papel como docentes, la relación profesor/alumnos… Precisamente, una investigación dirigida por Fernando Trujillo durante el confinamiento ha demostrado que las concepciones que tienen los docentes influyen mucho en la forma en la que piensan cerrar y evaluar este curso. Se podría decir por tanto “Dime cómo evalúas y te diré qué tipo de profesor eres”.

En palabras de Carlos esta pandemia está siendo el espejo de las costuras rotas de nuestro sistema, ha destapado las cosas que no dan más de sí de nuestras prácticas, evidencias que, si bien muchos tenían claras, la situación actual coloca en el extremo ante las decisiones que debemos que tomar. Por ejemplo, en la Universidad ¿estamos fomentando aprendizaje o estamos forzando la parte más certificadora?

Por otro lado, esta situación ha puesto de manifiesto la gran brecha que hay en ocasiones entre la administración y la realidad de estudiantes y profesores. Situaciones como la diversidad y la desigualdad presente en nuestras aulas requieren ahora mayor atención.

¿Qué hacemos entonces para cerrar el curso?,¿Cómo evaluamos?

Es obvio que no existe una solución universal para el diseño de un procedimiento de evaluación no presencial, pero Carlos nos insta a cuestionar los procedimientos y herramientas. No se trata de trasladar la evaluación que hacíamos en presencial al remoto. Y tampoco debemos obsesionarnos solo con la vigilancia del examen. Si nuestro paradigma es la vigilancia y el control, nuestros estudiantes encontrarán maneras para hackaerlos, pues la tecnología no es robusta. Si andamos el camino de la vigilancia y el control nos pueden responder por el otro lado con los mismos mecanismos de tecnología para escapar a las mismas. Así que nuestros esfuerzos, nuestras energías, deben focalizarse en el qué y cómo evaluar, más que en esa vigilancia.

En base al “Informe sobre procedimiento de evaluación no presencial. Estudio de implantación en las Universidades españolas y Recomendaciones” (CRUE, 16/4/2020), informe que ha utilizado la propia UFV para realizar su guía de evaluación, las recomendaciones que nos hace Carlos para afrontar la evaluación en remoto son las siguientes:

  • Ser flexible a la hora de preparar la evaluación.
  • Tener en cuenta aspectos metodológicos, pedagógicos, normativos, de protección de datos, tecnologías, brechas y desigualdades digitales…
  • Tener en cuenta que un modelo de evaluación no presencial no es lo mismo para cada asignatura y para los diferentes cursos. Revisar el sistema de evaluación de cada asignatura, especificar los cambios introducidos e informar a los alumnos de los mismos.
  • No complicarnos la vida con la tecnología. No usar tecnologías no probadas anteriormente.
  • Diversificar los medios de evaluación, dando más peso a la evaluación continua, si la hubiese.
  • Complementar la evaluación con escenarios síncronos y asíncronos.
  • Distribuir el peso de manera que la evaluación sea integral, evitando acudir a una única prueba final.
  • Evaluar sobre la base de una rúbrica con criterios de corrección precisos.
  • Incluir en las pruebas de evaluación alguna retroalimentación, supervisión y/o seguimiento.

Noelia Valle (Apuntes recogidos con las palabras de Carlos durante su charla)

Read More
,

Café pedagógico – Agile Learning

El pasado miércoles 27 de febrero, tuvo lugar el primer Café Pedagógico organizado por el Instituto de Innovación. Este evento, que se repetirá el último miércoles de cada mes, será un momento de encuentro entre profesores con inquietudes pedagógicas en el que reflexionar y debatir, entorno a un café, sobre las diferentes metodologías docentes. En el primer Café Pedagógico, la metodología a escudriñar fue Agile Learning y el experto que nos acompañó en el debate, José Manuel Sánchez Galán, profesor de CAFyD en la Universidad Francisco de Vitoria, con una experiencia docente en todos los niveles educativos de más de 10 años. José Manuel, pertenece a la asociación Origami, la cual apuesta por una educación e innovación basada en la responsabilidad socioambiental, y comparte su experiencia y actividad docente en su blog sobre Actualidad Pedagógica y canal de YouTube.

Agile Learning es una metodología que trata de dividir el todo en pequeñas partes, buscando un aprendizaje experiencial, abierto y aplicado. Busca que cada alumno logre su máximo potencial aumentando su confianza y su autonomía en un entorno de aprendizaje enriquecido con tecnologías acordes al constante cambio.

Según la guía sobre la Metodología Ágil  los principios de esta metodología son: 1) aprender haciendo equipo; 2) definir la misión e identificar los temas de mayor valor; 3) validación rápida; 4) dar visibilidad y transparencia a la evolución del aprendizaje; 5) mantener un ritmo de trabajo y un feedback constante; y 6) la adaptación. Asimismo, los beneficios más significativos de esta metodología son:

ü  Adquisición de nuevas habilidades

ü  Sentido de Pertenencia

ü  Mejora en la comunicación

ü  Mayor motivación y compromiso

ü  Aumento del sentido de responsabilidad

ü  Mejora en la autoconfianza.

Tablero Kanban

Una clase con aprendizaje ágil, se inicia utilizando Post-it en los que los alumnos comparten sus intenciones y ofrecimientos sobre un tablero KANBAN. Este tablero es una herramienta para visualizar el flujo del trabajo, donde cada columna visualiza un paso del proceso (intenciones, organización de la clase, tarea realizadas, tareas pendientes). Esta gestión del tiempo en el aula mediante el tablero KANBAN facilita la visualización de los objetivos alcanzados y agiliza la toma de decisiones sobre las actividades que se han realizado y se van a realizar, haciendo la clase más democrática y participativa.

Una de las mejores aplicaciones de la Metodología Ágil es su uso para gestionar los trabajos en equipo. En ese caso, el conocimiento es autogestionado por los alumnos, quienes toman todas las decisiones: diseño de sus propias tareas, elección de las partes del proyecto, lo que se incluye en cada tarea, en cada entrega, en qué fechas… El profesor les va corrigiendo a medida que van dando pasos, promoviendo los cambios sobre la marcha y evitando tener que cambiar partes de un trabajo ya terminado. Para estos trabajos en equipo, José Manuel nos recomienda la plataforma Trello, que abre las puertas a la autonomía y la responsabilidad del alumnado.

Además, José Manuel compartió con los asistentes al café la estrategia que utiliza para resolver problemas en el aula. Para ello utiliza una versión del Kanban que llama “Tablero de Maestría comunitaria” y que consta de cuatro pasos: en el primero se ponen las cosas, los actos o las actitudes, que generan algún tipo de conflicto en el aula, por ejemplo, los alumnos que llegan tarde e interrumpen el ritmo de la case; en el segundo se van añadiendo las propuestas de cambio o mejora y toda la clase consensua el cambio que se va a llevar a cabo, por ejemplo, el que llegue tarde tiene que hacer una danza…; en el tercero se analizan dichas propuestas; y en el cuarto se ponen aquellas propuestas que han funcionado para implantarlas como norma en el aula.

Los profesores que asistieron al Café, procedentes de diferentes grados y de enseñanzas no regladas, compartieron sus dudas e inquietudes y pidieron consejos sobre la posible implantación de esta metodología en sus aulas: número de alumnos, material necesario, dificultades en el cambio de las dinámicas de grupo… José Manuel Sánchez Galán, incidió en la importancia de tener creado suficiente material docente como para poder adaptarse a las peticiones de los alumnos. Además, nos ayudó a descubrir en esta metodología, no solo una forma de facilitar el aprendizaje de contenidos, sino, sobre todo, una herramienta con la que explotar el máximo potencial de los estudiantes, con la que resolver problemas de comportamiento o motivación la que enseñar y con la que evaluar competencias.

Como conclusión a este café Pedagógico, quienes han utilizado esta metodología argumentan que el aprendizaje es más significativo y abierto, y que el trabajo en equipo desarrolla el diálogo, la argumentación y el pensamiento crítico. Además, los alumnos aprenden a resolver problemas y a reflexionar con el objetivo de la continua mejora en sus habilidades y capacidades. Como ya hemos dicho, la metodología Agile Learning busca que cada alumno logre su máximo potencial aumentando su confianza y su autonomía en un entorno de aprendizaje colaborativo enriquecido con herramientas digitales en concordancia con los avances tecnológicos.

Emiliana Piedra y Noelia Valle.

Read More

La importancia de conocer el lugar donde quieres trabajar como arquitecto

 

María Antonia Fernández, de la Escuela Politécnica de la Universidad Francisco de Vitoria pertenece a la Facultad de Arquitectura.  Los puntos fuertes de su proyecto innovador son el contacto con la realidad, involucrando a los alumnos en la realidad del barrio de Usera. Pone en contacto a los alumnos de la UFV, con distintos agentes sociales, usuarios del barrio y asociaciones de vecinos.

Esta iniciativa surgió por dos motivos, uno, que los profesores participantes en el proyecto de innovación, están implicados en temas sociales, de renovación y regeneración de las ciudades y de los barrios periféricos, dos, unos premios de la Fundación Botín sobre actividades sociales y de emprendimiento que había ganado la Fundación Tomillo, cuya sede social está en Usera, ellos presentaron un proyecto muy bonito llamado barrio sostenible, para el que pedimos integrarnos, decidimos que nuestro fin de grado con los alumnos se vinculara a este proyecto, en concreto al Parque Pradolongo   proyecto de estrategias urbanas que aporta a los alumnos un punto práctico para su desarrollo profesional y social. En ese sentido es muy enriquecedor para ellos.

Como son proyectos amplios también otro beneficio que tiene es que una parte del trabajo no es individual, sino que tienen que trabajar en equipo, tanto de manera colaborativa, como de manera cooperativa y eso les permite madurar personal y profesionalmente, además en unos años serán capaces de percibir resultados de un trabajo hecho en la Universidad pero que no se queda en la Universidad, sino que se hace fuera.

Read More

Informe sobre el uso de metodologías activas en UFV

El Instituto de Innovación de la UFV ha enviado un cuestionario sobre el uso de metodologías activas a todos los profesores de la UFV, a través, de un link al correo electrónico de cada profesor, asegurándonos de la confidencialidad de las respuestas. El cuestionario cuenta, con un total 22 preguntas, se ha diseñado específicamente para los docentes de la UFV y marca la frecuencia con la cual los docentes usan, métodos, técnicas o metodologías activas en las aulas. Nuestro objetivo ha sido identificar cuáles de las metodologías activas de aprendizaje se están aplicando en la UFV, para enfocar estrategias que nos permitan orientar la planificación didáctica a la formación de profesionales y científicos centrados en la persona.  De todos ellos, 222 profesores han contestado el cuestionario, siendo un: 32,7% de Ciencias de la Salud, 19,1% de Ciencias Jurídica y Empresariales, 15,9% de Ciencias Experimentales, 14,1% de Ciencias de la Comunicación, 11,8% de Educación y Humanidades, 6,4% de Escuela Politécnica Superior. 52% de mujeres y 48% de hombres. 41% con experiencia de 1 a 5 años en la UFV, 19% con experiencia de 5 a 10 años en la UFV, 40% con más de 10 años de experiencia en la UFV.

En este informe se muestran los resultados obtenidos, por los encuestados de forma gráfica. El cuestionario se estructura en diez grandes bloques, cada uno de ellos contiene varias preguntas sobre un tema concreto, pero siempre relacionado con la mejora del proceso de enseñanza de la UFV. Los diez grandes bloques son: objetivos, contenidos y actividades, conocimientos previos, aprendizaje activo, finalidad, espacios, recursos, interdisciplinariedad, comunicación y evaluación.

Con este cuestionario hemos contrastado los resultados observados en la investigación. Globalmente este estudio demuestra que existe en la Universidad Francisco de Vitoria, un interés evidente por las nuevas metodologías pedagógicas innovadoras. También demuestra, sin embargo, que las metodologías más usadas son la lección expositiva, el estudio de casos, los subgrupos de trabajo, preguntas exploratorias, brainstorming, ejercicios de autoevaluación, ABP y aprendizaje por descubrimiento, siendo de menor uso métodos como el business games, fact-finding, centro de interés, neuroeducación, etc.

No es posible extrapolar los datos, recogidos, de la muestra utilizada, al conjunto de la Universidad, pero si podemos afirmar que los docentes muestran una tendencia de reflexión sobre su práctica educativa, buscando la motivación y la incorporación de metodologías activas que hacen participe al alumnado de su aprendizaje. Siendo los objetivos, los conocimientos previos, la finalidad, el espacio y la evaluación los elementos de la programación didáctica que más valoran y en menor medida los recursos, la comunicación y la interdisciplinariedad.

Teniendo en cuenta estos datos el Instituto de Innovación se compromete a crear estrategias de comunicación entre docentes y discentes, a establecer andamios para fomentar la interdisciplinariedad entre facultades, consiguiendo involucrar a los docentes en la motivación de los estudiantes, adaptando dichas metodologías al proceso de aprendizaje de cada alumno.

Para ver el informe consultar en el depósito digital de la Biblioteca de la UFV  http://ddfv.ufv.es/handle/10641/1470 

Read More

Metodología aplicada

Manuel Rodríguez de Aragón, responsable de innovación en el grado de fisioterapia de la Universidad Francisco de Vitoria, nos cuenta su experiencia innovadora en la siguiente entrevista.

Un proyecto innovador en base a su experiencia y aplicabilidad. Manuel, facilita a  los alumnos  de fisioterapia el contenido integro desde el primer día, incluso las anécdotas están redactadas desde años pasados y eso es de lo que parten con los alumnos del nuevo año.

Divide la clase en cuatro grupos y cada grupo es experto en una parte del contenido. En la parte teórica, hay una parte de exposición y lo que los expertos (alumnos) explican es el material que se han preparado. Al final de esa clase, además, lanzan unas preguntas que los alumnos han generado y se les van recogiendo datos para hacer una evaluación continua de cada clase, abriéndose un debate final sobre el contenido. La parte práctica, la intención que tiene es que los alumnos sean capaces de crear, para integrar mejor los conocimientos. Lo alumnos generan sus propios vídeos con las técnicas manuales, que hay que aplicar a la asignatura, para que aprendan a tratar a los pacientes y ellos graban en vídeo esas técnicas, si están bien grabadas las suben a blog de fisioterapia   para que valgan como contenido de estudio a todos los alumnos.

Read More

Herramientas del taller de Flipped Learning que han realizado los docentes de la UFV

Queremos compartir con vosotros las herramientas utilizadas en el taller de Flipped Learning que realizaron los docentes de la Universidad Francisco de Vitoria:

Google drive  se puede utilizar para el trabajo de grupos con docentes o alumnos.

Google Shortener permite cortar los enlaces para las redes sociales.

Wikispaces para el trabajo individual y colectivo del alumnado.

Socrative para realizar cuestionario con el alumnado.

Storify para que redactar apuntes interactivos.

QuickTime para grabar videotutoriales.

Surevey para el móvil cuestionarios.

Screencastify para realizar vídeos: corregir, explicar.

Y más herramientas que podéis conocer en https://www.theflippedclassroom.es/100-herramientas-para-invertir-tu-clase-para-empezar/

No queremos que os olvidéis al leer esto del pilar educativo que no son las herramientas, ni la tecnología, sino el profesor y el alumno, así como sus posibles interacciones. Y en estos términos podemos valorar la pertinencia de los distintos dispositivos.

Read More

El proyecto de Comunicación «engagement» de la UFV gana el premio internacional Fundacom

El Instituto de Innovación felicita con gran ilusión a Daniela Mussico, directora de la campaña y de la revista Comunicación y Hombre, quien con su proyecto de comunicación Engagement: engánchate al compromiso, ha ganado el pasado miércoles 23 de mayo el premio Fundacom 2018 en la categoría Publicación Interna por las actividades de divulgación del número 14 de la revista académica, científica e interdisciplinar de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), Comunicación y Hombre. El Instituto de Innovación ha apoyado y subvencionado este proyecto, presentado en la IV Convocatoria de Ayudas a la Innovación 2018.

Este galardón se suma al ya obtenido por la revista Comunicación y Hombre en el mes de abril, cuando la publicación ganó en los Premios Dircom Ramón del Corral 2018, clasificándose a nivel internacional para participar en los Premios Fundacom.

Estos premios, la gala se ha celebrado en el Casino de Estoril, Portugal, distinguen la excelencia y las buenas prácticas de las relaciones públicas y de la comunicación organizacional en todas sus vertientes y premia a los mejores proyectos de comunicación producidos y difundidos en español y/o portugués en el mundo. A dicha gala han asistido Daniela Musicco y el director de Comunicación de la Facultad de Comunicación de la UFV y director del Grupo Mirada 21, Javier de la Rosa.

La revista Comunicación y Hombre, está dirigida a un público de casi 6000 estudiantes, 500 profesores y casi 300 personas de personal administrativo y de servicios de la UFV, quienes han participado activamente en el debate de los contenidos de esta sobre un tema de interés social de actualidad, el engagement o compromiso.https://youtu.be/iHB4UtdVIAY

¡Enhorabuena Daniela Mussico!

Read More
,

Repositorio de buenas prácticas en innovación en la Universidad Francisco de Vitoria

La misión del repositorio de vídeos del Instituto de Innovación de la Universidad Francisco de Vitoria tiene por objetivo visibilizar y reconocer la gran labor de los docentes.

Intercambiar reflexiones y experiencias, con creatividad, compromiso y trabajo colaborativo interdisciplinario.

Buscando la investigación, la experimentación y la mejora continua de los procesos de enseñanza.

Pincha aquí

Fotografía: V Jornada de Innovación Docente en la UFV: Dime cómo evalúas y te diré cómo innovas.

Read More